Home

El Partido Pirata

31 agosto, 2009

Partido Pirata

Somos los filibusteros


Imagen: Veintitres
20-08-2009 / De Internet a la política y de Suecia a la Argentina
Por Leandro Filozof

Es la tercera fuerza política sueca en cantidad de afiliados, con más de cuarenta mil; en las elecciones de junio de este año para el Parlamento Europeo obtuvo 7,1 por ciento de los votos y colocó un eurodiputado. Nada fuera de lo común entre fuerzas renovadoras, salvo por el origen y la propuesta de este nuevo partido: protección del derecho a la privacidad de los usuarios de Internet, reforma de las leyes de copyright y abolición de las patentes. El Partido Pirata, que inició su actividad el 1º de enero de 2006, no lleva su nombre por azar: lo toma de la calificación de “piratería” adjudicada a la acción de bajar libros, discos o películas desde Internet a través de portales o servidores de intercambio P2P, es decir, gratis y eludiendo las convenciones comerciales.
El partido adquirió popularidad por su intervención en las recientes protestas porque la policía sueca cerró Pirate Bay (servidor de intercambio gratuito) y por lograr la nulidad del juicio porque el juez Tomas Norström integraba las organizaciones antipiratería.

El movimiento se expandió rápido: Alemania, España, Estados Unidos, Italia, ya tienen su partido pirata o intentan tenerlo. Y aunque para muchos defiende una problemática del primer mundo, Latinoamérica también tiene representación: Chile, Brasil y, ¿por qué no?, la Argentina.
Eduardo Martín González, secretario general del Partido Pirata local y creador del blog partido-pirata.blogspot.com, se negó a una entrevista convencional. Respeta la consigna de los piratas del nuevo milenio, que se establecieron en las acaudaladas corrientes de Internet; por eso habló con Veintitrés a través de Skype, un servicio de llamadas virtuales.

–¿Cuál es la realidad del Partido Pirata en la Argentina?

–Estamos trabajando y juntando firmas para presentarnos en Capital Federal, por ahora hay unas 50 personas.

–¿Hay contacto con el partido en Suecia?

–Yo tengo contacto con la segunda en la lista de diputados, Amelia Andersdotter, quien, si se aprueba una modificación a la forma de distribución de diputados, también obtendría un escaño en el Parlamento Europeo, junto a Christian Engstrom. También tenemos contacto con Brasil y Chile, que se están organizando.

–¿Las preocupaciones o las luchas son las mismas aquí y allá?

–Aquí la sensación general es que hay cosas mucho más graves, la gente se muere de hambre. Pero si bien se puede pensar que las cuestiones de la privacidad son exclusivas de Europa o de Suecia, ciertas cosas locales preocupan. Filmus, por ejemplo, impulsa un proyecto de canon digital que implicaría un aumento en el precio de cualquier dispositivo digital capaz de grabar, almacenar o reproducir. Y hay otras problemáticas.

–¿Cuáles?

–Un proyecto de la CAPIF (Cámara Argentina de Productores de Fonogramas y Videogramas) para sancionar la ley de tres avisos, que aprobó Sarkozy en Francia. Implica la formación de un organismo de control para que vigile la descarga de material desde Internet. Si alguien descarga mucho, mandan avisos y después del tercero, le cortan Internet. Además de controlar lo que hace cada uno en la red, van a terminar monitoreando todo el movimiento. Ya pasa. Por ejemplo, un periodista chino envió un e-mail hablando de Tiananmen y ahora está preso porque Yahoo posibilitó su identificación. Acá pasó algo similar con los juicios por la descarga de música en P2P. Los de CAPIF le pidieron a Fibertel los datos del usuario de cada dirección IP (única para cada computadora en la red) sin una orden judicial. Otro caso es el de Horacio Potel, que tradujo libros de dos filósofos que no se consiguen en la Argentina y los subió a su site, pero ahora enfrenta un juicio penal por presión de la embajada francesa a la Cámara del Libro.

–¿Por esas cuestiones usted elige la clandestinidad?

–Y mirá lo que sucede. En el altar de los derechos de autor se van a quemar las garantías individuales, la intimidad. Si se aprueba la ley de los tres avisos, se podrá perseguir a quien baje archivos con derechos de autor. Al mismo tiempo, se introduce un órgano de control para efectuar esa tarea, que podría pasarle esa información a los gobernantes o a los organismos represivos, que en la dictadura chuparon gente. Me da pánico que haya una herramienta de control en un ámbito como Internet, donde la gente se cree impune.

http://www.elargentino.com/nota-54473-Somos-los-filibusteros.html

http://partido-pirata.blogspot.com/

http://www.partido-pirata.com.ar/

matrix

Mientras vemos la histeria del Monopolio de Medios de Manipulación Masiva, hay que visitar la web de la Coalición por una Radiodifusión Democrática: http://www.coalicion.org.ar/index.htm

Y recordar la frase de Morfeo en Matrix:

“La Matrix es un sistema, Neo. Ese sistema es nuestro enemigo. Pero cuando estas adentro y miras a tu alrededor, ¿Qué ves? Hombres de negocios, maestros, abogados, carpinteros. Las mismas mentes de la gente que tratamos de salvar. Pero hasta que lo hagamos, esa gente sigue siendo parte del sistema y eso las convierte en nuestros enemigos. Tienes que entender, mucha de esa gente no esta lista para ser desconectada. Y mucha de ellos están tan expuestos, tan dependientes del sistema, que lucharan para protegerlo“.
The Matrix (1999)

Blogosfera 2

El mapeo de los blogs es una nueva y misteriosa disciplina que estamos descubriendo. Por ahora no sacamos conclusiones pero La blogósfera argentina 2.0 (post de donde salio el mapa de arriba)  del Economista Serial Cronico es muy interesante y merece leerse.

Este grafico muestra como en un año se han modificado las fuentes de la recaudación impositiva mensual, pero lo mas importante es que confirma lo que ya sospechabamos en pleno conflicto de la 125 pero no teniamos los datos para demostrarlo.

El GRAN TEMA  es que ya en julio del 2008, el bloque de color azul correspondiente a la recaudacion del IVA (6.847 millones de pesos) era por lejos superior al bloque de los Derechos de Exportación (3.366 millones de pesos, dentro de los cuales estan retenciones agropecuarias pero tambien las petroleras). El IVA representaba el 27,92% del total de la recaudación de julio del 2008 mientras que los derechos de exportación representaban el 13,72%.

Uno de los principales argumentos contra las retenciones es que “el campo” estaba financiando al Estado. Lo que se ve es que el IVA estaba financiando al Estado (y hoy lo financia en mayor proporción que en el 2008). ¿Quienes pagan el IVA? Todos, pero proporcionalmente lo pagan más los que menos tienen. Es el impuesto más regresivo desde el punto de vista del ingreso y del consumo.

No hay IVA diferencial por productos, por lo tanto paga lo mismo el pobre que el rico. La gran diferencia es que no pesa lo mismo que te descuenten 21% sobre 500 pesos de consumo de alimentos (los pobres se “comen” casi todos sus ingresos) a que te descuenten 21% sobre 10.000 pesos, porque nadie gasta eso en comida (mientras más crece el ingreso, mayor es la proporción del mismo que se dedica a consumo suntuario -lujos- o al ahorro).

Suponiendo que solo existe el IVA, en el primer caso al que gana 500 pesos le estamos sacando 105 pesos en impuestos, o sea que su ingreso real es de 395 pesos. En el segundo caso, al que gana 10.000 pesos le estamos sacando 2100 pesos por lo cual su ingreso real es de 7.900 pesos.  Ambos viven en la misma economia. Al que le sacamos 105 pesos lo hundimos  más en la pobreza, mientras que al que le sacamos 2100 lo obligamos a retrasar el cambio del modelo de su auto o la compra de un electrodomestico de lujo.

Fuente:http://www.afip.gob.ar/institucional/estudios/

Las corporaciones siguen especulando con el hambre

GRAIN

El año pasado, en los momentos más críticos de la crisis alimentaria mundial, muchas de las corporaciones más grandes del mundo habían terminado de reportar sus resultados financieros del 2007. Mientras que en muchas partes del mundo la gente protestaba en las calles porque ya no se podía permitir comer de manera adecuada, uno tras otro gigante de la agroindustria iba  a anunciar desvergonzadamente beneficios récord. Para las comercializadoras de granos como Cargill y ADM, las compañías de semillas y plaguicidas como Syngenta y Monsanto y las empresas de fertilizantes como Potash Corp y Yara, nunca hubo un mejor momento para sus ingresos netos.

Ahora otro año financiero ha pasado. Mientas la crisis alimentaria continúa, con más de mil millones de personas padeciendo de hambre aguda, y mientras la crisis financiera provoca estragos en la solvencia de las compañías de otros sectores, las corporaciones de la agroindustria que controlan el suministro mundial de alimentos se están volviendo cada vez más ricas. Para muchas firmas, los beneficios récord del 2007 palidecen en comparación con los que obtuvieron en el 2008.

Cargill, la comercializadora de granos más grande del mundo, reportó un incremento de sus ganancias de cerca del 70 por ciento con respecto a 2007 – un 157 por ciento de aumento en los beneficios desde 2006. Los beneficios para ADM, la segunda comercializadora más grande de granos, declinaron ligeramente en 2008, en parte debido a su gran volumen de inversiones en el mercado en baja de etanol de los EE.UU., pero aún así las ganancias de la empresa crecieron un 41 por ciento respecto de las registradas en 2006. Wilmar International, una de las mayores productoras y comercializadoras de aceite de palma del mundo, vio saltar sus beneficios de 288 millones de dólares en 2006, a 829 millones de dólares en 2007, y a 1.789 millones de dólares en 2008 – un incremento de algo más del séxtuplo en dos años. Wilmar, de hecho, obtuvo más ganancias en el cuarto trimestre del 2008, cuando se suponía que los precios de las commodities habían caído, que en el todo el año 2006. El conglomerado de agronegocios más importante de Asia, Charoen Pokphand (CP), que por ahora es el primer productor mundial de alimento para ganado animal y de camarones (langostinos) y el segundo productor avícola del mundo [2], tuvo un similar ejercicio excepcional. En el cuarto trimestre de 2008, los ingresos netos de CP se duplicaron, logrando ese año utilidades superiores al 145 por ciento.

Puede que los principales ganadores de esta crisis sean los proveedores de insumos agrícolas. Con su control cuasi-monopólico sobre semillas, pesticidas, fertilizantes y maquinaria, fueron capaces de maximizar la presión apriete sobre los agricultores. Las ganancias de estas compañías en 2008 fueron poco menos que obscenas, en especial para la industria de fertilizantes. Mosaic Corporation, parcialmente propiedad de Cargill, vio disparar sus beneficios antes de impuestos en más de un 430 por ciento en 2008.

Aquí no se necesitan operaciones de rescate

Pero, tal como en 2007, toda esta toma de ganancias producida a través de vender insumos a los agricultores y mover cosechas alrededor del mundo, produjo poco daño adicional corriente abajo a las procesadoras de alimentos y a los minoristas (o “retailers”), que manejan sus propios cuasi monopolios. En consecuencia, las ganancias de Nestlé de 2008 subieron un impresionante 59 por ciento, y el incremento de Unilever se acercó al 38 por ciento. En el sector minorista, las utilidades de Casino en 2008 aumentaron el 7,3 por ciento y las de Ahold el 12,2 por ciento. Los beneficios del cuarto trimestre de 2008 para el gigante minorista más grande del mundo, Wal-Mart, disminuyeron ligeramente, lo cual no sorprende dada la profunda recesión que afecta a los EE.UU. Aún así rastrilló 3 800 millones de dólares durante ese período.

También están surgiendo algunos informes sobre los ingresos de los agricultores en 2008, y estas cifras hablan acerca de quién detenta actualmente el poder en el sistema alimentario. Los informes muestran grandes aumentos de los precios a nivel de finca y un incremento del ingreso agrícola global, pero todas las ganancias de ingreso potenciales de los agricultores fueron engullidas por el aumento de los precios de los insumos y otros costos de producción. En América del Norte, por ejemplo, los departamentos nacionales de estadísticas apuntan al aumento de los costos de los insumos para explicar por qué en Canadá el ingreso neto por operaciones para la quinta promedio se redujo en un 5 por ciento en 2008. Se prevé que el ingreso neto agrícola de EE.UU será aproximadamente el mismo que en 2007. En EE.UU., los gastos de producción de los agricultores han aumentado cerca de 100 mil millones de dólares en los últimos cinco años y ahora consumen más del 77 por ciento del ingreso bruto agrícola. Desde 2002, el precio de los fertilizantes ha aumentado el 191 por ciento y el precio de las semillas el 71 por ciento. [3]

En caso de que antes no estuviera claro, el 2008 puso de manifiesto para todos cómo el actual sistema alimentario global está diseñado para hambrear a muchos y hacer muy ricos a unos pocos.

Aquí no se necesitan operaciones de rescate
Principales corporaciones agroindustriales beneficiadas por la crisis alimentaria

No bailouts needed here - graph
(click)

(Compañías de fertilizantes | Comercializadoras de alimentos | Gigantes biotecnológicos)

Gastos en insumos agrícolas del sector agropecuario de EE.UU.
(en miles de millones de dólares)

US farm expenditure - graph
(click)

(Fertilizantes | Semillas | Plaguicidas)

Cuadro 1: Beneficios * de algunas de las comercializadoras de granos más grandes del mundo
Compañía Beneficios 2008
(en millones de dólares estadounidenses)
Aumento con respecto a 2007 (%)
Cargill (EE.UU.) 3.951 69
ADM (EE.UU.) 2.624 –17
Bunge (EE.UU.) 1.363 13
Noble Group (Singapur) 436 117
Beneficios = Ganancias antes de impuestos, excepto para el Noble Group donde Beneficios = Beneficios Brutos
Cuadro 2: Beneficios * para algunas de las compañías de fertilizantes más grandes del mundo
Compañía Beneficios 2008
(en millones de dólares estadounidenses)
Aumento con respecto a 2007 (%)
Potash Corp. (Canadá) 4.963 164
Mosaic (EE.UU.) 2.682 430
Yara (Noruega) 3.350 131
*Beneficios = Ganancias antes de impuestos
Cuadro 3: Beneficios* para algunas de las compañías de semillas/pesticidas más grandes del mundo
Compañía Beneficios 2008 (en millones de dólares estadounidenses) Aumento con respecto a 2007 (porcentaje)
Monsanto 2.926 120
Syngenta 1.692 19
Bayer 1.374 40
Dow 761 63
BASF 894 37
*Beneficios = Ganancias antes impuestos
Cuadro 4. Beneficios* de algunas de las compañías de maquinaria agrícola más grandes del mundo
Compañía Beneficios 2008
(en millones de dólares estadounidenses)
Incremento con respecto a  2007 (porcentaje)
AGCO 526 61
John Deere 3.124 17
Case/New Holland 1.156 39
*Beneficios = Ganancias antes impuestos

Referencias:

1 – Véase GRAIN, “El negocio de matar de hambre”, publicación “A contrapelo”, abril de 2008, http://www.grain.org/articles/?id=40

2 – David Burch, “Overview of agribusiness trends. Presentation to the AAI Second Global Forum. Market power and the world food crisis”, San Pablo, 22-24 de enero de 2009, http://tinyurl.com/cjvwuq

3 – Agriculture y Agri-Food Canada, “Farm Income Forecast Highlights: 2009”, http://tinyurl.com/c6tnc4, y Stu Ellis, “Farm Income And Expenses For 2008: The Very Big Picture”, publicación especializada “The Farm Gate”, Universidad de Illinois, 1 de diciembre de 2008, http://tinyurl.com/dzvlkf

Fragmentos de una entrevista en Página 12:

“Lo que sucede en Argentina es casi un experimento masivo”

Por Darío Aranda

(…)

–¿Esperaba una reacción como la que se dio?

–No. Fue una reacción violenta, desmedida y sucia. Sobre todo porque no descubrí nada nuevo, sólo confirmé algo a lo que otros habían llegado por otros caminos. Por eso no entiendo por qué tanto revuelo de las empresas. Hay que recordar que el origen del trabajo se remonta a contactos con comunidades víctimas del uso de agroquímicos. Ellas son la prueba más irrefutable de lo que yo investigué con un sistema y modelo experimental con el trabajo de hace 30 años, y con el cual confirmé que el glifosato es devastador en embriones anfibios; aun en dosis muy por debajo de las usadas en agricultura, ocasiona diversas y numerosas deformaciones.

–¿Los resultados son extrapolables a la salud humana?

–Los modelos animales de vertebrados que hoy se usan en la investigación embriológica tienen una mecánica del desarrollo embrionario temprano y una regulación genética común. Los resultados deben ser considerados extrapolables cuando un impacto externo los altera. El mundo científico lo sabe, y funcionarios de los ministerios también. Por eso, cuando encontré esas evidencias surgieron dos cuestiones a resolver, cómo seguir la investigación para saber cuál es la mecanística de un efecto que altera la forma normal del embrión, lo cual está en marcha. Y la otra decisión era cómo darla a conocer.

–¿Por qué la difusión se transforma en un problema?

–Porque no hay canales institucionales confiables que puedan receptar investigaciones de este tipo, con poderosos intereses en contra. Entonces la decisión personal fue hacerla pública, ya que no existe razón de Estado ni intereses económicos de las corporaciones que justifiquen el silencio cuando se trata de la salud pública. Hay que dejarlo claro, cuando se tiene un dato que sólo le interesa a un círculo pequeño, se lo pueden guardar hasta tener ajustado hasta el más mínimo detalle y lo canaliza por medios para ese pequeño círculo. Pero cuando uno demuestra hechos que pueden tener impacto en la salud pública, es obligación darle una difusión urgente y masiva.

–¿Es una práctica común dar difusión a un avance científico antes de estar publicado en una revista científica?

–Es algo totalmente común. En el país hay instituciones que todos los días difunden sus progresos científicos, que hasta poseen agentes de prensa que difunden los avances; nadie los cuestiona y los medios de comunicación los replican sin preguntar. Difunden progresos, sin papers, sin publicaciones y está muy bien. Pero claro, esas difusiones no afectan intereses de grupos poderosos.

–Pero existe una tensión en el ámbito científico sobre cuándo dar a conocer un avance.

–La tensión es si la divulgación debería esperar a ser “aprobado” (remarco las comillas porque es todo un tema aparte, que lleva años). Ahora, si la investigación tiene implicancias más allá de lo académico, afecta a la sociedad, el dilema moral es si me lo guardo hasta que termine el más mínimo detalle y mi narcisismo esté satisfecho, o prendo el alerta. Yo decidí dar la alerta, e insisto en que no es nada nuevo, hay antecedentes claros como Robert Belle y Gilles-Eric Seralini, que han hecho estudios con otros modelos, publicados, y con resultados más importantes que los míos.

(…)

–Las empresas, y los medios, de los agronegocios sostienen que no hay estudios serios.

–Hay investigaciones en diversas partes del mundo y son muy serias, como las que acabo de mencionar. Las empresas y sus periodistas empleados descalifican una investigación, pero al mismo tiempo no escuchan la catarata de cuadros médicos palpables en las zonas sojeras; las provincias están plagadas de víctimas de agrotóxicos, pero ahí los diarios no quieren llegar, y mucho menos las empresas responsables. No entiendo por qué mi relato tiene más importancia que el de las Madres de Ituzaingó (barrio de las afueras de Córdoba, emblema de la contaminación con agroquímicos). Los médicos de las provincias están desde hace años denunciando, los campesinos y las barriadas urbanas también. Y queda todo silenciado. Es una evidencia de la realidad y es incontrastable. Yo me inspiré en esa realidad y los resultados son los conocidos. Las empresas del agro, los medios de comunicación, el mundo científico y la dirigencia política son básicamente hipócritas respecto de las consecuencias de los agrotóxicos, protestan y descalifican una simple investigación pero no son capaces de observar las innumerables evidencias médicas y reclamos en Santiago del Estero, Chaco, Entre Ríos, Córdoba y Santa Fe.

–¿Qué otros trabajos existen?

–Belle y Seralini en Francia. También hay trabajos de la Universidad Nacional del Litoral y de investigadores como Alejandro Oliva, de Rosario, que contó con la colaboración del INTA y Federación Agraria. Hay relevamientos de los doctores Rodolfo Páramo (Santa Fe) y Darío Gianfelici (Entre Ríos). No son muchos estudios, pero existen, son serios y están disponibles.

–¿Por qué el sector científico no estudia?

–Porque no en todo el mundo hay tan enorme cantidad de hectáreas con soja como se da en la Argentina. Hay casi 18 millones de hectáreas. Desde el punto de vista ecotoxicológico, lo que sucede en Argentina es casi un experimento masivo.

Las corporaciones y la ciencia

–Se intentó deslegitimar su investigación diciendo que la UBA y el Conicet no sabían de su trabajo.

–La UBA y el Conicet son organismos de gestión, no tienen por qué conocer todo lo que hago yo o lo que hacen todos sus investigadores. Está dentro de nuestras facultades definir las líneas de trabajo, investigar y dar a conocer resultados. Es la lógica de la investigación. Por eso yo no tengo que pedir autorización para iniciar una idea o un tema nuevo y ellos no tienen por qué conocerlo, porque la ciencia no funciona con organismos fiscalizadores de los temas que elegimos. Forma parte de la libertad académica, nos movemos por hipótesis, preguntas y desarrollamos investigaciones. También se dijo que el Conicet, como institución, no suscribió a mi investigación. Y es verdad, porque no se lo pedí y no tiene por qué suscribir en el marco de una idea nueva dentro de la amplitud de un proyecto. Es lo que sucede en centenares de investigaciones que se realizan. Que quede claro, el Conicet no tiene responsabilidad sobre mis decisiones. Es una decisión personal, como corresponde, no institucional. Y está dentro de mis facultades. Tampoco se requiere autorización institucional para desarrollar investigaciones, aunque sabemos que algunas son más resistidas que otras.

–Son públicos los convenios entre Conicet y la minera Barrick Gold, y también con Monsanto, con la cual hasta contaban con un premio de investigación conjunto (“Animarse a Emprender”). ¿Las investigaciones que pudieran ser críticas con esos sectores son menos bienvenidas que otras?

–(Sonríe.) Prefiero no responder.

–¿Usted podría investigar para Monsanto?

–Desde ya. El Conicet y la UBA lo permiten. Es más, muchos científicos trabajan desde hace años para empresas de biotecnología bajo la figura de asesor-consultor, por la cual el Conicet permite hasta doce horas semanales que sus investigadores provean servicios al sector público o privado.

–Se acusa a su investigación de no estar validada en una publicación científica.

–Es una chicana barata, de cuarta, que sólo muestra el temor de las empresas. En el mundo científico es sabido que la validación de un trabajo no se da por su publicación en una revista del sector. Es más, los científicos somos testigos de errores e incluso fraudes que se publican en revistas especializadas. Muchas veces se publica algo y luego se demuestra que es erróneo. Y, por otro lado, muchas veces hay investigaciones que no se publican no porque sean malas, sino porque a la revista no le interesa, sea por línea editorial o intereses en juego. Un ejemplo personal: en 1984 descubrimos genes muy importantes para el desarrollo embrionario, genes Hox. Publiqué dos papers en Cell, una de las mejores revistas del mundo, y había quienes creían y quienes no. Tuvieron que pasar años para que la comunidad científica lo validara.

–El Laboratorio de Embriología es dependiente del Conicet. ¿Su trabajo tiene que ser validado por el Conicet?

–Que por favor quede claro, ni el Conicet ni un comité editorial validan investigaciones, lo que hacen es evaluar la evidencia que uno presenta y juzgan la solidez desde la presentación. No tienen forma de verificar los resultados en forma práctica. La única certeza de una validación se da en que otros investigadores puedan repetir de forma sistemática, y hasta perfeccionada, los resultados de la investigación realizada.

–¿Cuándo va a compartir su trabajo para ponerlo a discusión de la comunidad científica?

–En breve. Debo terminar algunos ensayos y estará listo. Lo que más quiero es pasárselo a colegas, investigadores que repliquen el trabajo. De hecho ya lo he compartido con pares del país y del exterior. Desde ya que debieran ser estudios independientes, no los provistos por las corporaciones o espacios del Estado a su servicio.

–¿Monsanto podría replicarlos?

–Si contrata investigadores idóneos, sí. No tengo dudas de que lo hará y todos sabemos a qué resultados llegarán.

–¿Cómo continuará la investigación?

–Ya confirmamos las malformaciones. Ahora estamos avanzando en conocer cuál es el mecanismo de acción, es un paso más. Como es un trabajo científico, continuaré con el grado de libertad académica de que dispongo, tratando de ver cuáles son las causas mecanísticas y moleculares de las observaciones hechas para publicar los resultados. Aparte del anfibio, que nos sirve de modelo, extenderemos los experimentos a otros modelos de desarrollo embriológico, como aves.

–¿Puede suceder que, con estas nuevas pruebas, los resultados difundidos –de malformaciones– no se repitan?

–No hay forma. Porque fueron experimentos controlados, en los que fuimos rigurosos. Y, además, porque ya hay evidencia científica que va en ese sentido. Por eso, insisto, no descubrimos nada nuevo. Yo llegué a un resultado y creo en él. Si la comunidad científica llega a otra conclusión, bienvenido sea. El centro del problema no debiera ser esta investigación. Sería querer tapar el sol con la mano. Yo sólo aporté un punto más a la discusión. Pero hay sectores que quieren cerrarla, ni siquiera por convencimiento ideológico, sólo por conveniencia económica.

–Se acusa a su trabajo de usar un método erróneo con el glifosato, y que por eso los resultados son devastadores: que las concentraciones de la experimentación nunca son las que eventualmente podría recibir un humano al ser aplicado en el campo. Hubo quien mencionó que “si ponemos gasoil en el vaso de leche, claro que ocasionará intoxicaciones, y no por eso se prohibirá el combustible”.

–Ese tipo de afirmación tienen varias facetas. Por un lado, muestra desconocimiento biológico, lo cual es entendible para quien no se dedica a esta rama de la ciencia. Pero, en boca de los voceros de las corporaciones, también muestra una intencionalidad lejana a la inocencia, con intenciones de desprestigiar una estrategia de análisis mundialmente aceptada. Entonces sí me parece una comparación poco seria, maliciosa e hipócrita. Es sabido, tanto en la comunidad científica como en el sector agropecuario, que la aspersión del herbicida afecta ecosistemas, operando directa o indirectamente sobre insectos y otras especies animales cuando se ponen en contacto con el herbicida. O sea que además de células vegetales, también afectan organismos compuestos por células animales. Nuestros experimentos alertan que tanto el cóctel comercial como la droga pura en células animales generan alteraciones del desarrollo embrionario. Por lo tanto el glifosato dentro de la célula embrionaria altera el funcionamiento celular, tal como sucede en las células vegetales de las malezas. Por otra parte, ya está probado que los herbicidas se trasladan por la acción del viento. Es una prueba de la realidad, incontrastable, el padecimiento de familias de campos linderos y de barrios cercanos a las fumigaciones. Por lo tanto, el glifosato puede atravesar barreras respiratorias y/o placentarias y entrar a las células embrionarias, incluso existen avances científicos en esa dirección, como también existen registros de glifosato y de sus posibles metabolitos presentes en mujeres embarazadas. Esto podría correlacionarse con potenciales efectos malformativos. Por lo tanto, desentrañar si el glifosato puro inyectado tiene efectos sobre el comportamiento de células embrionarias animales durante el desarrollo era ineludible en una estrategia experimental correcta, e insisto que utilicé una estrategia de análisis clásica de la investigación científica.

(…)–Sus resultados no se corresponden con la clasificación del Senasa o las recomendaciones de la Secretaría de Agricultura.

–Es un claro problema de ellos, que lo clasifican como de baja toxicidad. Todo lo contrario de lo que afirman estudios diversos, que confirman la alteración de mecanismos celulares y, sobre todo, contrario a lo que padecen familias de una decena de provincias. Es de locos pensar que no pasa nada.

Nota completa en: http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-124288-2009-05-03.html