Home

“(…) El indianismo hará de la cultura, del idioma, de la historia y del color de la piel, los componentes de un proyecto comunitarista de emancipación que rápidamente erosionará la ideología neoliberal. Este indianismo cohesionará una masa movilizable, insurreccional y electoral, logrando politizar el campo político y consolidándose como una ideología con proyección estatal. Como estrategia de poder, presenta en la actualidad dos vertientes: una de corte moderada (Movimiento Al Socialismo – Instrumento Político para la Soberanía de los Pueblos, MAS-IPSP), liderada por Evo Morales ; y otra radical (Movimiento Indígena Pachacuti –Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia MIP–CSUTCB), liderada por Felipe Quispe. Esta corriente indianista radical tiene más bien un proyecto de indianización total de las estructuras de poder político. Si bien la temática campesina siempre está en el repertorio discursivo de este indianismo, todos los elementos reivindicativos están ordenados y direccionados por la identidad étnica (“naciones originarias aymaras y quechua”). Por ello, esta corriente se ha consolidado sólo en el mundo estrictamente aymara, por lo que puede ser considerada como un tipo de indianismo nacional aymara. La vertiente moderada se articuló en torno a los sindicatos campesinos del Chapare enfrentados a las políticas de erradicación de cocaleros. Sobre un discurso campesinista que ha ido adquiriendo connotaciones más étnicas en los últimos años, los sindicatos cocaleros han logrado establecer un abanico de alianzas flexibles y plurales. Reivindicando un proyecto de inclusión de los pueblos indígenas en las estructuras de poder y poniendo mayor énfasis en una postura antiimperialista, esta vertiente, que encarna el presidente Evo Morales, puede ser definida como “indianista de izquierda” por su capacidad de recoger la memoria nacional-popular, marxista y de izquierda formada en las décadas anteriores, lo que le ha permitido una mayor recepción urbana, multisectorial y plurirregional, haciendo de ella la principal fuerza parlamentaria de la izquierda y la principal fuerza electoral municipal del país”.

ver: http://bibliotecavirtual.clacso.org.ar/ar/libros/secret/cuadernos/es/garci.pdf

Aprovechando que tengo más tiempo estoy leyendo tres libros muy interesantes y que valen su precio:

Catacumbas de Guillermo O´Donnell, una recopilación de escritos reaizados durante la dictadura militar (1976-1983). Hasta ahora puede leer completos: Notas para el estudio de la burguesía local, con especial referencia a sus vinculaciones con el capital transnacional y el aparato estatal; y Estado y alianzas en la Argentina, 1956-1976. Son articulos de lectura indispensable para la ciencia política argentina.

 

 

Patrones en la ruta dirigido por Eduardo Sartelli. Casi lo tengo terminando (me falta leer los apendices) , es un libro muy polemico sobre el conflicto por las retenciones. Aun cuando mucho de lo que se afirma en sus paginas es muy discutible, tiene la gran virtud de ordenar conceptos y datos con la prioridad puesta en el debate político constituyendose por eso en una valiosa herramienta. Especialmente util para pasar en limpio el conflicto desde una perspectiva marxista y trotskista.

 

La potencia plebeya de Álvaro García Linera. Recien lo estoy empezando pero ya desde el prefacio de Pablo Stefanoni no vamos sumergiendo en el proceso de cambio boliviano.