Home

Tres encuentros: los jueves 16/7, 23/ y 30/7 de 18 a 20hs. Eluney Centro Cultural y Bibloteca Popular, Boyacá 927,  Capital Federal.

Temario:

Debate sobre la vigencia del concepto de imperialismo.

Nuevas formas de dominación en el sistema mundial capitalista.

Imperialismo y bloque de clases dominante en las sociedades latinoamericanas. El caso de Bolivia.

Agrupación La Vallese – Grupo Nuestra América

Anuncios

“(…) El indianismo hará de la cultura, del idioma, de la historia y del color de la piel, los componentes de un proyecto comunitarista de emancipación que rápidamente erosionará la ideología neoliberal. Este indianismo cohesionará una masa movilizable, insurreccional y electoral, logrando politizar el campo político y consolidándose como una ideología con proyección estatal. Como estrategia de poder, presenta en la actualidad dos vertientes: una de corte moderada (Movimiento Al Socialismo – Instrumento Político para la Soberanía de los Pueblos, MAS-IPSP), liderada por Evo Morales ; y otra radical (Movimiento Indígena Pachacuti –Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia MIP–CSUTCB), liderada por Felipe Quispe. Esta corriente indianista radical tiene más bien un proyecto de indianización total de las estructuras de poder político. Si bien la temática campesina siempre está en el repertorio discursivo de este indianismo, todos los elementos reivindicativos están ordenados y direccionados por la identidad étnica (“naciones originarias aymaras y quechua”). Por ello, esta corriente se ha consolidado sólo en el mundo estrictamente aymara, por lo que puede ser considerada como un tipo de indianismo nacional aymara. La vertiente moderada se articuló en torno a los sindicatos campesinos del Chapare enfrentados a las políticas de erradicación de cocaleros. Sobre un discurso campesinista que ha ido adquiriendo connotaciones más étnicas en los últimos años, los sindicatos cocaleros han logrado establecer un abanico de alianzas flexibles y plurales. Reivindicando un proyecto de inclusión de los pueblos indígenas en las estructuras de poder y poniendo mayor énfasis en una postura antiimperialista, esta vertiente, que encarna el presidente Evo Morales, puede ser definida como “indianista de izquierda” por su capacidad de recoger la memoria nacional-popular, marxista y de izquierda formada en las décadas anteriores, lo que le ha permitido una mayor recepción urbana, multisectorial y plurirregional, haciendo de ella la principal fuerza parlamentaria de la izquierda y la principal fuerza electoral municipal del país”.

ver: http://bibliotecavirtual.clacso.org.ar/ar/libros/secret/cuadernos/es/garci.pdf

  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La Paz, 25 ene (ABI).- El presidente Evo Morales celebró la noche de este domingo el triunfo del Sí en el referendo constitucional que se registró en el país y a la vez anunció la refundación inmediata del Estado boliviano.

    A las 20.50, en Palacio Quemado, el Jefe de Estado salió a uno de los balcones para anunciar a la multitud que se apostó en plaza Murillo de La Paz, el triunfo del Sí en el referendo constitucional histórico que vivió el país.

    “Aprovecho esta oportunidad para expresar mi gran reconocimiento a todas las hermanas y hermanos de Bolivia, a todos los compañeros y compañeras, a todas las ciudadanas y ciudadanos que mediante su voto, mediante su participación democrática deciden refundar Bolivia”, expresó el Jefe de Estado.

    El Presidente dijo que el esfuerzo de los movimientos sociales de toda Bolivia, sus profesionales, sus intelectuales, sus artistas, no ha sido en vano, pero especialmente la lucha del movimiento campesino indígena, el sector más excluido, el más marginado, más humillado durante la República, ahora es reconocido como pueblos, como organizaciones, personas que tienen el mismo derecho como cualquier ciudadano o ciudadana.

DE TRIUNFO EN TRIUNFO

    “Desde el 2005 al 2009 vamos de triunfo en triunfo, los neoliberales, los vende patrias permanentemente están siendo derrotados gracias a la conciencia del pueblo boliviano”, manifestó.

    Morales sostuvo que el triunfo del Sí garantiza esas transformaciones profundas, qué significa, que se acabó con el latifundismo, con los terratenientes.

    “Hermanas y hermanos presentes en la plaza Murillo, que nos escuchan, que nos ven en los distintos medios de comunicación, quiero decirles que estoy aprendiendo más para servir mejor al pueblo boliviano, y eso que dijimos permanentemente, mandar, gobernar obedeciendo al pueblo boliviano lo continuaremos asumiendo”, anotó.

ACABÓ EL ESTADO COLONIAL

    Evo Morales aseguró que a partir de ahora comienza una nueva República y se acabó el Estado colonial.

    “Quiero que sepan algo, aquí terminó el Estado colonial, aquí se acabó el colonialismo interno y externo”, expresó.

    Insistió en que terminó el neoliberalismo, la forma de subastar los recursos naturales, culminó la era de algunos señores que siempre intentaron regalar los recursos naturales.

    “Ahora, gracias a la conciencia del pueblo boliviano, los recursos naturales se recuperan para toda la vida, y ningún Gobierno, ningún nuevo Presidente podrá subastar y entregar los recursos naturales a las transnacionales”, enfatizó.

    Sostuvo que el pueblo boliviano con su voto, con su conciencia, con su participación ha constitucionalizado algunas reivindicaciones que se llevaron adelante, por ejemplo queda constitucionalizado para toda la vida la renta Dignidad y el bono Juancito Pinto.

    Afirmó que ahora los servicios básicos como el agua, teléfonos, energía eléctrica, es un derecho humano, por tanto, serán de servicio público y no de negocio privado.

MAYOR COORDINACIÓN

    “Hermanas y hermanos, pueblo de Bolivia, vamos bien, solo falta mayor coordinación con nuestros prefectos de toda Bolivia, con nuestros alcaldes, y quiero anticiparles, ahora tenemos la gran obligación como Gobierno y autoridades legalmente electas constituidas, de aplicar e implementar la nueva Constitución Política del Estado boliviano”, señaló.

    Insistió en que la historia de Bolivia, después de elegir constituyentes, de buscar consensos, de concertar con algunos prefectos, se sometió un proyecto de Constitución a la voluntad política del pueblo boliviano.

    “Y ahí debo saludar a esas fuerzas sociales del país, sean comités cívicos, populares, otros comités cívicos de algunos departamentos, la Central Obrera Boliviana, el Codelcam, por garantizar la aprobación de la nueva Constitución”, apuntó.
Mpa/Rq      ABI