Home

A continuación una selección de  los parrafos más preocupantes del discurso inagural de Obama, en los que podemos ver lo que  Atilio Boron denomina “gatopardismo imperial”:

1. Hay que ganársela

“(…) Al reafirmar la grandeza de nuestra nación, sabemos que esa grandeza no es nunca un regalo. Hay que ganársela. Nuestro viaje nunca ha estado hecho de atajos ni se ha conformado con lo más fácil. (…) Han sido siempre los audaces, los más activos, los constructores de cosas (…) los que nos han impulsado en el largo y arduo sendero hacia la prosperidad y la libertad.

Por nosotros empaquetaron sus escasas posesiones terrenales y cruzaron océanos en busca de una nueva vida. Por nosotros trabajaron en condiciones infrahumanas y colonizaron el Oeste; soportaron el látigo y labraron la dura tierra. Por nosotros combatieron y murieron en lugares como Concord y Gettysburg, Normandía y Khe Sahn. Una y otra vez, esos hombres y mujeres lucharon y se sacrificaron y trabajaron hasta tener las manos en carne viva, para que nosotros pudiéramos tener una vida mejor.

(…) Ése es el viaje que hoy continuamos. Seguimos siendo el país más próspero y poderoso de la Tierra. (…) Nuestra capacidad no ha disminuido. Pero el periodo del inmovilismo, de proteger estrechos intereses y aplazar decisiones desagradables ha terminado; a partir de hoy, debemos levantarnos, sacudirnos el polvo y empezar a trabajar para reconstruir Estados Unidos”.

Es decir, construir el imperio que les permite tener su modo de vida necesito sacrificios, ahora tienen que volver a sacrificarse. Ser un imperio no es gratis. Hay que ganarselo mandando a las tropas a lugares tan lejanos como Vietnam y a batallas tan sangrientas como Khe Sanh. Si el precio del imperio es matar indios en la conquista del Oeste o matar vietnamitas en Khe Sanh, ese precio Obama lo va a pagar porque “esa grandeza no es nunca un regalo”.

khe-sanh

 2. Estamos dispuestos a asumir de nuevo el liderazgo

(…) En cuanto a nuestra defensa común, rechazamos como falso que haya que elegir entre nuestra seguridad y nuestros ideales. (…) Esos ideales siguen iluminando el mundo, y no vamos a renunciar a ellos por conveniencia. Por eso, a todos los demás pueblos y gobiernos que hoy nos contemplan, desde las mayores capitales hasta la pequeña aldea en la que nació mi padre, os digo: sabed que Estados Unidos es amigo de todas las naciones y todos los hombres, mujeres y niños que buscan paz y dignidad, y que estamos dispuestos a asumir de nuevo el liderazgo.

No hay contradicción entre la ideologia del imperio y la seguridad militar del imperio, la república imperial seguira enviando sus legiones para mantener su liderazgo mundial. Hay que remarcar que en la televisación del acto se ve como la multitud aclama a Obama cuando termina de decir esto del liderazgo.

3. No sólo con misiles y carros de combate, sino con alianzas sólidas y convicciones duraderas

“(…) Recordemos que generaciones anteriores se enfrentaron al fascismo y el comunismo no sólo con misiles y carros de combate, sino con alianzas sólidas y convicciones duraderas. Comprendieron que nuestro poder no puede protegernos por sí solo, ni nos da derecho a hacer lo que queramos. Al contrario, sabían que nuestro poder crece mediante su uso prudente; nuestra seguridad nace de la justicia de nuestra causa, la fuerza de nuestro ejemplo y la moderación que deriva de la humildad y la contención.

Somos los guardianes de este legado. Guiados otra vez por estos principios, podemos hacer frente a esas nuevas amenazas que exigen un esfuerzo aún mayor, más cooperación y más comprensión entre naciones. Empezaremos a dejar Irak, de manera responsable, en manos de su pueblo, y a forjar una merecida paz en Afganistán. Trabajaremos sin descanso con viejos amigos y antiguos enemigos para disminuir la amenaza nuclear y hacer retroceder el espectro del calentamiento del planeta. No pediremos perdón por nuestra forma de vida ni flaquearemos en su defensa, y a quienes pretendan conseguir sus objetivos provocando el terror y asesinando a inocentes les decimos que nuestro espíritu es más fuerte y no podéis romperlo; no duraréis más que nosotros, y os derrotaremos.

Porque sabemos que nuestra herencia multicolor es una ventaja, no una debilidad. Somos una nación de cristianos y musulmanes, judíos e hindúes, y no creyentes. Somos lo que somos por la influencia de todas las lenguas y todas las culturas de todos los rincones de la Tierra; y porque probamos el amargo sabor de la guerra civil y la segregación, y salimos de aquel oscuro capítulo más fuertes y más unidos, no tenemos más remedio que creer que los viejos odios desaparecerán algún día; que las líneas tribales pronto se disolverán; y que Estados Unidos debe desempeñar su papel y ayudar a iniciar una nueva era de paz”.

Esta es la parte más jugosa del discurso, donde se enuncia la nueva metodologia para seguir siendo imperio. Aparece la crítica a Bush y aparece  el tan cacareado cambio de Obama. Si Bush fue “solo con misiles y carros de combate”, es decir con la violencia desnuda, Obama plantea agregar “alianzas sólidas y convicciones duraderas”, pero jamas renunciar a usar los misiles y los tanques. En América Latina este tipo de virajes ya los conocimos cuando el presidente Franklin D. Roosevelt abandono la política del Gran Garrote cambiandola por la política del Buen Vecino. Fue un cambio de metodologias pero no de objetivos.

 

Nota de Boron en:

 http://www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/4-118595-2009-01-21.html

Texto completo del discurso de Obama en:

 https://facundoalvarez.wordpress.com/2009/01/20/discurso-inaugural-de-barack-obama-el-nuevo-emperador/