Home

“China está en un proceso de desarrollo económico y por ello todo producto que pueda agregarle valor a su economía, lo quiere hacer en su territorio. Así, en una primera etapa compra el aceite de soja y a medida que avanzan los proyectos querrá solo poroto de soja”. De Mendiguren – UIA

Ver: http://www.criticadigital.com/index.php?secc=nota&nid=40405

Parado como hombre de negocios, Fernando Jurado le quitó dramatismo al conflicto. “La demanda de grano no va a caer –dijo– probablemente se vaya a sustituir lo que ingresa como aceite (a China) por harina de poroto de soja.” El mensaje era para los productores, sus proveedores, a los que Cargill les paga el precio de mercado descontándoles retenciones, aunque ese descuento no siempre coincida con lo que ingresa al fisco.

Ver: http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/2-143242-2010-04-04.html

El vicepresidente de la Asociación de la Cadena de la Soja (ACSOJA), Miguel Calvo, instó a las autoridades a mantener una negociación rápida y efectiva, y así evitar males mayores. Pero desdramatizó el conflicto y desechó que China pueda dejar de comprar de manera automática 1,5 millón de toneladas de aceite de soja que habitualmente adquiere de la Argentina. “En el mundo no hay quien le pueda suplir de la mañana a la noche ese volumen”, indicó.

El conflicto, por cierto, parece más político que comercial. Prueba de ello es que el Gobierno de China, años atrás, decidió dejar sin efecto la misma normativa de calidad que ahora amaga con aplicar, como señal de su buena voluntad hacia la Argentina. La relación se tensó en 2009, cuando el país impuso una serie de restricciones a las importaciones de productos industriales chinos, como textiles y electrónicos. La mayoría de los analistas internacionales considera que China está haciendo notar su disgusto por esa situación.

Ver: http://www.ieco.clarin.com/empresas/Problemas-China-Taiana-explicaciones-embajador_0_119100005.html

¿Puede un gigante ser invisible?

La edición en español del libro de Brewster Kneen “Gigante invisible. Cargill y sus estrategias transnacionales” editado por REDES-AT, GRAIN y Grupo de Reflexión Rural se presentó en Montevideo en octubre de 2006.

Cargill es una corporación fundada hace 140 años en Estados Unidos y que hoy se ha convertido en el mayor imperio agroindustrial, alimentario y financiero, con presencia en 72 países, incluyendo América Latina.

“Celebramos la aparición de esta versión”, señaló Leonardo De León (Unión Internacional de Trabajadores de la Alimentación-UITA), encargado de comentar la obra, “porque es una herramienta, tanto para activistas, como para políticos”. Destacó que el libro va más allá de analizar el papel de las corporaciones, cuestionando el modelo de producción capitalista, sobre el cual se sustentan.

El análisis de Cargill es central para cuestionar el modelo productivo porque Cargill define el modelo, indicó Kneen. “Mientras trabajaba en el primer libro sobre Cargill pensé que, como no entendía la política agroproductiva canadiense, debía ponerme en los zapatos de esta corporación, como manera de empezar a comprenderla, y ahí me di cuenta que la política canadiense estaba hecha a la medida de Cargill. Lo que aparecía como un `Programa de intercambio ejecutivo’ entre el gobierno y la corporación, era mucho más que eso: Cargill formulaba las políticas públicas en torno a la producción agropecuaria del país”.

De las 100 mayores economías en el mundo, 52 son corporaciones, y éstas generan un Producto Bruto Interno mayor al de muchos países. Como todas las corporaciones, Cargill se mueve por un único fundamentalismo, el de lucro. Así busca incidir en las políticas de los Estados instrumentando políticas en su beneficio y desconociendo a los propios Estados.

Un ejemplo de esto, señaló Kneen, es el desarrollo de hidrovías en América Latina, que permiten a este gigante comercializar sus productos de una manera mucho más efectiva, pero generan altos costos medioambientales para los países. Esto fue vinculado, por los participantes de la presentación del libro, con el proyecto IIRSA (Integración Infraestructural Regional Sudamericana) que plantea realizar un sistema de interconexión vial, fluvial e infraestructural para todo el continente en favor de los intereses de corporaciones como Cargill.

Como un gran gigante, Cargill genera estrategias para entrar a los diversos mercados: estableciendo cabeceras de puente, conociendo las diferentes culturas y adaptándose a las mismas, para luego agrandarse hacia el resto del país. Su invisibilidad supone que la conozcamos solo a través de cómo quiere mostrarse. Por eso una de las tareas fundamentales que realizó Brewster Kneen, al comenzar a estudiarla, fue investigar cómo se presentaba, en la prensa, folletería o página web, “era la manera de formarme una imagen de su estrategia, de cómo la corporación se mostraba ante el mundo.

El objetivo era mostrar esa imagen a los productores, que muchas veces interpretaban las investigaciones de Kneen como una agresión a su producción. “La gente tenía que saber de qué se trataba para decidir. Lo importante es comprender al sistema dominante, aprender que entre los `pies’ de este gigante también hay espacios a partir de los cuales combatirlo, tenemos que aprender a ver esos espacios para saber qué acciones tomar, si se sigue el juego de Cargill o se cambia de rumbo”.

Ver: http://www.grain.org/biodiversidad/?id=313

¿China es la Inglaterra del Siglo XXI?¿Cronica de una dependencia anunciada?



Intervención de Evo Morales Ayma, presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, en la Cumbre Climática de las Naciones Unidas, en Copenhague, Dinamarca, el 18 de diciembre de 2009.

Muchísimas gracias, señora Ministra, Presidenta de la Conferencia.

Primero, agradecer por permitirme nuevamente intervenir, como otros presidentes que intervinieron el día de ayer, así como también en el día de hoy.

Me siento sumamente preocupado sobre la forma como se quiere intentar aprobar un documento por presidentes que llegaron en el último momento; hay presidentes, delegaciones, que estamos, desde hace dos o tres días atrás, respetando las formas de negociación para llegar a un acuerdo.

Saludo las palabras del Secretario General de las Naciones Unidas, donde textualmente dijo: “Ha llegado el momento de todos”. Esto es de todos y no de unos pocos.

Denunciamos desde acá que todavía hay grupos de presidentes que siguen trabajando un documento de pocos, no es de todos los presidentes; menos será de los pueblos del mundo que luchan por la vida y por la humanidad (Aplausos).

Comparto algunas palabras de los presidentes que han intervenido en esta mañana. De aquí debemos salir orgullosos de este evento, y eso es trabajando de manera transparente, democrática, para tener documentos que permitan salvar vidas.

También rescato las palabras del presidente Obama, dijo: “No venimos a hablar sino a actuar”. Si queremos actuar, quiero pedirle que a partir de este momento cumpla con el Protocolo de Kyoto, y así vamos a creer que venimos a actuar y no a hablar (Aplausos); que a partir de este momento, toda la plata que se destina a las guerras se destine para salvar vidas humanas, y así vamos a creer que venimos aquí a actuar y no solamente a hablar (Aplausos).

Queridos presidentes, hermanos presidentes, delegaciones de todo el mundo:

Aquí está en debate si vamos a vivir o si vamos a morir, aquí estamos debatiendo si vamos a salvar vidas o vamos a matar. Y las diferencias, es muy claro, son con relación a las temperaturas —yo no soy experto, quiero ser muy sincero—-, y de acuerdo con las explicaciones de nuestros técnicos que van trabajando, ¿cuáles son las diferencias? Países que quieren, por ejemplo, permitir que la temperatura del mundo se incremente a 2º centígrados. Y de acuerdo con las orientaciones y las vivencias, elevar la temperatura en el mundo a 2º centígrados es eliminar a islas en el mundo, es eliminar las nevadas de las montañas de los Andes, es eliminar las nevadas de todo el mundo. Es gravísimo, y eso nuestros pueblos no lo van a aceptar, y tarde o temprano lo van a juzgar.

Otro tema está en debate. Los países industrializados irracionalmente, llamados en otras palabras países ricos, esas potencias, ¿qué nos plantean? Lo que ellos plantean es cómo reducir de manera real sus emisiones de gases en un 50%. Los planteamientos de los pueblos que luchan por la vida son, por lo menos, reducir, hasta el 2050, de un 90% a un 100%. Eso está en debate, lo he entendido así.

Entonces acá tenemos profundas diferencias: unos plantean solamente reducción de esos gases de efecto invernadero en un 50%, y otros planteamos reducción del 100%. Si no hay acuerdo —yo quiero reiterarles—, si no hay acuerdo en estos niveles de presidentes, ¿por qué no someternos a los pueblos? Es lo más democrático.

Yo aprendí, en este corto tiempo de presidente, que mejor es gobernar subordinado a nuestros pueblos, que mejor es gobernar entendiendo y atendiendo las demandas de nuestros pueblos, es lo más importante, y es una democracia participativa donde nuestros pueblos deciden.

Me atrevería a decir, incluso en abril del próximo año se recuerda el día internacional de la Madre Tierra, ¿por qué no los países? Sometamos a nuestros pueblos, mediante un referendo, estas diferencias que tenemos los presidentes, y apliquemos lo que decidan nuestros pueblos en temas del cambio climático (Aplausos).

Para qué vamos a estar forzando grupos, unas peleas, discusiones internas, trabajo secreto, oculto. Yo no comparto, de verdad, las formas como quieren manejarse desde acá, y por eso quiero apelar a las palabras del Secretario General de las Naciones Unidas: ha llegado el momento de todos, y debe ser de todos y no de pocos.

Queridos presidentes, para terminar esta pequeña intervención, no podemos seguir acá días y días, ustedes saben que tenemos muchas responsabilidades, yo tengo que retornar esta tarde; pero quede bien claro que dejo esta propuesta de someterlo a nuestros pueblos; pero también, si hablamos de la vida, seamos muy responsables. ¿La responsabilidad radica en qué? En vez de seguir destinando plata a bases militares, a intervenciones militares, esa plata hay que destinarla para salvar al planeta Tierra, así, realmente, vamos a ser responsables todos.

De verdad, nos corresponde actuar de manera conjunta, transparente, pero no solamente transparencia de todos los presidentes, sino consultando permanentemente a nuestros pueblos. Nuestros pueblos saben sus problemas, pero también saben sus respuestas, y esa es la vivencia que yo tengo. Puedo compartir una experiencia de una vivencia de cuatros años de presidente: cuando gobernamos sometidos a nuestros pueblos los resultados son mejores, porque trabajamos la igualdad en nuestros pueblos; pero quiero decirles que estamos debatiendo problemas del medio ambiente, problemas llamados cambio climático, y es obligado debatir de dónde viene este problema del cambio climático, quiénes son los responsables, desde cuándo hay responsabilidad. Y la responsabilidad es del sistema capitalista; si no entendemos, si no identificamos a los causantes del cambio climático, seguramente va a haber tantas conferencias, tantas cumbres de jefes de Estado y nunca vamos a resolver ese tema. Y por eso —quiero ser muy sincero—, si queremos salvar las vidas, si queremos salvar a la humanidad, si queremos salvar al planeta Tierra, es obligado cambiar ese modelo, ese sistema capitalista y así salvaremos a la humanidad.

Muchísimas gracias (Aplausos).

Envar Cacho el Kadri

14 noviembre, 2009

“Y ganaremos cada vez que algún joven sepa que no todo se compra ni se vende y sienta ganas de querer cambiar el mundo.” Cacho el Kadri

Tuve la suerte de ver y escuchar personalmente a Cacho en un acto de homenaje a los compañeros de la Resistencia Peronista fusilados el 9 de junio de 1956. El acto fue en la Facultad de Sociales de la UBA, en junio de 1998.  Cacho vino acompañando a Sebastian Borro, lider de la toma del Frigorifico Lisandro de la Torre y entre los dos nos aportaron sus vivencias de la resistencia, sus ideas y su energia militante en la dura pelea de aquellos tiempos, cuando el neoliberalismo parecia invencible. Recuerdo como Cacho con una observación breve y certera nos mostro concretamente el caracter movimientista del peronismo y las implicancias estratégicas e ideológicas de ese caracter movimientista. Como jóvenes de la decada del ´90 teniamos poco contacto con el “otro” peronismo, el que “no se compra ni se vende”  y Cacho nos dio una orientacion invalorable y un ejemplo de coherencia militante.

Delegados

Por Alfredo Zaiat
/fotos/20091003/notas/na10fo01.jpg

El conflicto de Kraft o, en una definición más específica dada por el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, en un reportaje publicado en este diario, la decisión de la empresa de tomarse “una revancha con trabajadores”, facilita un mejor entendimiento de los factores que intervienen en el proceso dinámico de la distribución del ingreso. En estos días en que el poder dominante se ha apropiado del espacio de debate sobre la pobreza y el reparto de la riqueza, cuando son la principal fuente de naturalización y consolidación de un importante núcleo de excluidos, precisar la tensión de origen colabora en su comprensión. Las expresiones de una necesaria disputa para mejorar la distribución del ingreso se reflejan en:

– La vitalidad de la actividad gremial, que incomoda a empresas y a ciertas burocracias sindicales.

– Las discusiones para aumentar el salario real, resistidas por las patronales e impulsadas a lo largo de este año por el Ministerio de Trabajo.

– Las luchas por mejorar las condiciones laborales y materiales de los trabajadores, que molestan al establishment, incluyendo al mediático.

La negación o el desprecio a esas manifestaciones fundamentales desenmascaran cínicos discursos de preocupación por la situación socioeconómica, que terminan siendo una expresión de la hipocresía de los verdaderos fabricantes de pobres. La intervención del Estado a través de iniciativas tributarias y de asignación del gasto son muy relevantes para definir la tendencia en el reparto de la riqueza. Pero la imprescindible interpelación sobre ese accionar no debe ocultar que el factor esencial de esa tensión se encuentra en la relación que mantiene el capital y el trabajo. En esa instancia aparece el debate sobre el tipo de organización gremial, la calidad de la representación de los trabajadores a través de delegados, la intensidad de las negociaciones salariales y la constante suba de precios de los alimentos producidos por empresas con posición dominante que contabilizan tasas de ganancias extraordinarias.

El desarrollo histórico del capitalismo muestra que las organizaciones sindicales son la herramienta principal para tratar de compensar la desigual relación con el capital. Esas luchas lideradas por los trabajadores tuvieron como meta mejorar sus propias condiciones de existencia. Pero, al mismo tiempo, transformaron en forma positiva al conjunto de la sociedad porque la hicieron más equitativa. La corriente conservadora decreta, en base al supuesto de las condiciones de competitividad que exige la economía global, la necesidad de anular el conflicto apelando a la primacía, incluso moral, de lo individual frente a lo colectivo. En ese discurso, el sindicalismo reivindicativo de Moyano (CGT) y de Yasky (CTA), y aún más el de base, no tiene sentido ni debería existir. Pero el conflicto social no desaparece por el deseo del empresariado, más bien su existencia expresa la energía de actores sociales para, entre otras cuestiones, generar las condiciones para disminuir la pobreza.

En la investigación La distribución del ingreso en la Argentina y sus condicionantes estructurales, Eduardo Basualdo explica que debido a la recuperación que registró el salario real y la ocupación durante los últimos años, las condiciones de vida de la clase trabajadora para el año 2007 son mejores que durante la crisis de 2001 e incluso que antes de ella, pero su participación en el valor agregado (en la distribución del ingreso) es menor, porque el PBI creció más que la masa salarial. Afirma entonces que “se puede decir que el capital está en mejores condiciones que antes debido a que se apropió a través de sus ganancias de una porción mayor del valor agregado generado anualmente, registrándose una participación creciente del mismo en el ingreso”. Ese comportamiento paradójico requiere de un abordaje más riguroso que la declamación indignada por la cantidad de pobres o la polémica sobre los índices del Indec. Los trabajadores fueron despojados de conquistas históricas durante décadas pasadas, y algunas de ellas pudieron recuperarse en los últimos años, aunque en forma muy lenta. Esto fue así por un contexto complicado por la fragmentación del mercado sociolaboral: empleos en blanco, en negro, tercerizados, desocupados, subocupados, pobres e indigentes. En ese panorama irrumpe la mayor presencia en el espacio público –no tanto en la vida interna de las empresas– de comisiones de delegados gremiales.

La escasa actuación de delegados en los ámbitos laborales, por la propia restricción de anquilosadas estructuras sindicales y también por la prohibición que establecen muchas compañías, debilita los canales de expresión y reclamos de los trabajadores. Basualdo señala que el país se encuentra en emergencia sindical por su bajo nivel de sindicalización y las pocas comisiones internas. La tasa de sindicalización de los trabajadores se ubica entre el 20 y el 25 por ciento del total de ocupados, la mitad de la existente en 1954. Y sólo el 12 por ciento de las empresas tienen por lo menos un delegado. Basualdo detalla que el proceso se agudiza y deviene como un fenómeno estructural por la existencia de una burocracia sindical preocupada por consolidar sus privilegios y que, a su vez, tiende a agravar la caída de la sindicalización porque los trabajadores son profundamente escépticos, con razón, respecto a la posibilidad de avanzar con esos dirigentes. “Se trata de un fenómeno de gran importancia estructural porque implica mantener una inédita desigualdad entre el capital y el trabajo, donde este último no tiene posibilidades de actuar en defensa de sus intereses en los lugares de trabajo”, destaca Basualdo. Para agregar que “al reducirse la desocupación, la única vía para mejorar la participación de los trabajadores en el ingreso es el incremento del salario real por encima de la productividad del trabajo, para lo cual las negociaciones tienen que realizarse con algún grado de equivalencia entre las partes”.

La presencia de delegados en los lugares de trabajo es resistida por las empresas. Sus representantes más conservadores los definían en la década del setenta como la “guerrilla industrial” (Ricardo Balbín) que había que combatir o advertían sobre los “soviet en las fábricas” (Alvaro Alsogaray). Hoy, a casi veinte años de la caída del Muro de Berlín, la definición es más general: “ultraizquierdista”. Un repaso histórico indica que a partir de mediados de la década del cuarenta, con el ascenso del movimiento peronista, las organizaciones sindicales desarrollaron una política activa de inserción en los establecimientos. Esta fuerte presencia en los lugares de trabajo constituyó una característica excepcional de la Argentina en la región. Las comisiones internas y cuerpos de delgados se consolidaron como un importante vehículo para defender los derechos laborales en los espacios concretos de trabajo. Los delegados servían también como canal de transmisión entre los intereses de los trabajadores y los dirigentes sindicales.

En el documento Dilemas y conflictos en torno a la representación directa en el lugar de trabajo, elaborado por el Observatorio del Derecho Social de la CTA, se destaca que esos representantes directos posibilitaron un fortalecimiento de las organizaciones sindicales. También ocuparon “una creciente importancia en la definición de las características del proceso productivo, actuando como una valla para los intentos patronales de profundizar la explotación laboral por vía de un incremento en la intensidad del trabajo”. Por ejemplo, en el conflicto que existe en estos días en la compañía que los desconoce bajo el lema “Hacemos tu día delicioso”.

azaiat@pagina12.com.ar

NO a los fondos de la Alumbrera

14 septiembre, 2009

¿CONOCES A LA ALUMBRERA?

La mina está ubicada políticamente en el Distrito Amanao del Departamento Andalgalá en la provincia de Catamarca, a 54 kilómetros de la ciudad capital (Argentina). Los derechos de exploración y explotación pertenecen a Yacimientos Mineros Aguas de Dionisio (YMAD), una sociedad que integran el gobierno de Catamarca, la Universidad Nacional de Tucumán y el gobierno nacional. Para la explotación de la mina YMAD constituyó una unión transitoria de empresas con Minera Alumbrera Limited (MAA). Esta última está conformada por Xstrata Copper, Yamana Gold y Goldcorp Inc. Empezó a producir en 1997 y su vida útil se extenderá hasta el año 2017.

La mega minería es una combinación letal entre actividades productivas “golondrina” (pues los principales yacimientos en explotación tienen períodos relativamente cortos de vida útil, 20 a 30 años por ejemplo) y gobiernos y gobernantes que mueven sus decisiones a corto plazo

Lamentablemente la mayor parte los recursos mineros de Argentina se encuentran en la Cordillera de los Andes, donde también se ubican las principales cuencas hídricas de captación.

La mina Alumbrera produce anualmente unas 600.000 toneladas de concentrados que contienen aproximadamente 180.000 toneladas de cobre metálico y 600.000 onzas troy de oro. Obtiene el agua de Campo del Arenal. Consume unos 3.960 m3/h de agua fresca, es decir, más de 95 millones de litros por día. Se transporta por un acueducto de 25 kilómetros de largo.

La concesión minera abarca unas 600 Ha de superficie, mientras que el resto de las instalaciones asociadas se encuentran en un bloque de aproximadamente 5.815 Ha. Las instalaciones del sitio donde se encuentra la mina incluyen una gran mina a cielo abierto [“open pit”], una planta de procesamiento de minerales, un área para manejo de estériles y un área de manejo de colas.

El área de depósito de estéril (escombreras) está diseñada para contener aproximadamente 625 millones de toneladas de material, cubriendo una superficie de aproximadamente 300 Ha. En el área de manejo de colas, al final de la operación del proyecto, se almacenarán aproximadamente 650 millones de toneladas, cubriendo un área de 550 Ha. La laguna de colas está ubicada en la cuenca superior del río Vis Vis. Sus actividades producen derrames ácidos mineros y el movimiento de metales pesados y otras sustancias tóxicas aguas abajo de la mina. También contamina el aire, su línea de alta tensión produce campos magnéticos y el transporte de materias primas y combustible ha contaminado arroyos e interrumpido la provisión de agua en Belén por ejemplo.

El transporte de pulpa de mineral se realiza mediante un mineraloducto de 316 Km de largo a través de ambientes pertenecientes a las provincias de Catamarca y Tucumán. Parte desde la mina y llega a la Planta de Filtros ubicada en Cruz del Norte, provincia de Tucumán. Este mineraloducto ha sufrido numerosas roturas, y las actividades de la planta de secado contamina con metales pesados y otras sustancias tóxicas el canal DP2 y la cuenca del río Salí Dulce. Los minerales son transportados por tren hasta el puerto de San Lorenzo en Santa Fe.

Las tres empresas que integran Alumbrera Limited han violado derechos humanos, derechos laborales y degradado el ambiente en muchos países. En Argentina la Justicia Federal de Tucumán demostró la contaminación producida por Alumbrera en el canal DP2 y procesó a su Vicepresidente Primero, Julián Patricio Rooney.

Si queres saber más: http://noafondosalumbrera.blogspot.com/

matrix

Mientras vemos la histeria del Monopolio de Medios de Manipulación Masiva, hay que visitar la web de la Coalición por una Radiodifusión Democrática: http://www.coalicion.org.ar/index.htm

Y recordar la frase de Morfeo en Matrix:

“La Matrix es un sistema, Neo. Ese sistema es nuestro enemigo. Pero cuando estas adentro y miras a tu alrededor, ¿Qué ves? Hombres de negocios, maestros, abogados, carpinteros. Las mismas mentes de la gente que tratamos de salvar. Pero hasta que lo hagamos, esa gente sigue siendo parte del sistema y eso las convierte en nuestros enemigos. Tienes que entender, mucha de esa gente no esta lista para ser desconectada. Y mucha de ellos están tan expuestos, tan dependientes del sistema, que lucharan para protegerlo“.
The Matrix (1999)