Home

image

El peronismo también es el negocio de un ensayismo nacional ladri que recicla el sarmientino “¡Sombra terrible de Facundo, voy a evocarte…”. Usan al peronismo para seguir escribiendo sobre el siglo XIX. El peronismo como último tema romántico para escribir desde el romanticismo un tanto apoliyado.

En esa apertura clásica de Sarmiento,  donde dice “Facundo” pongan “peronismo” y ya tienen un ensayito piola: “¡Sombra terrible de Facundo, voy a evocarte, para que sacudiendo el ensangrentado polvo que cubre tus cenizas, te levantes a explicarnos la vida secreta y las convulsiones internas que desgarran las entrañas de un noble pueblo! Tú posees el secreto: ¡revélanoslo! Diez años aún después de tu trágica muerte, el hombre de las ciudades y el gaucho de los llanos argentinos, al tomar diversos senderos en el desierto, decían: “¡No, no ha muerto! ¡Vive aún! ¡El vendrá!” ¡Cierto! Facundo no ha muerto; está vivo en las tradiciones populares, en la política y revoluciones argentinas(…)”.

Un groso Sarmiento, le resolvió la vida a muchos que nada tienen que investigar,  solo usar su fórmula y repetir el tono. Quedaría: “¡Sombra terrible de Perón , voy a evocarte (…) Tú posees el secreto: ¡revélanoslo!”. Y lo mismo funciona con el fragmento sobre la extensión espacial como mal, como enfermedad o patología que aqueja al país. La sustitución nos deja un con: “El mal que aqueja a la República Argentina es el peronismo, la rodea por todas partes y se le insinúa en las entrañas”.

Con esas dos frases del Facundo de Sarmiento hoy te convertis en Sebreli,  diría Mascherano.

Anuncios

Felipe Vallese

23 agosto, 2012

Este 23 de agosto se conmemoran los cincuenta años de la desaparición y muerte del joven militante peronista Felipe Vallese. Fue detenido, torturado y desaparecido por la policía de San Martín en agosto de 1962. Delegado metalúrgico y militante de la primera Juventud Peronista durante la Resistencia, Vallese tuvo el triste honor de ser el primer desaparecido del peronismo a sus 22 años. Distintos grupos reivindican en la actualidad su memoria, desde agrupaciones estudiantiles de la Juventud Universitaria Peronista hasta organizaciones barriales, pasando obviamente por agrupaciones gremiales, la Juventud Sindical Peronista y la CGT.

 

Para entender la significación de su figura histórica conviene hacer una breve contextualización de la época política en que actuó Felipe. Para quienes quieran profundizar en la historia de su caso recomendamos la lectura de la reedición del libro de Ortega Peña y Luis Duhalde: Felipe Vallese, proceso al sistema. Según el testimonio de sus compañeros, Vallese militaba con los hermanos Rearte y junto con otros miembros de la juventud peronista realizaban acciones preparatorias para la lucha insurreccional.

 

Hoy, hablar de lo insurreccional puede sonar exagerado, pero en el contexto de ese problemático 1962, no lo era. En el marco de lo que algunos llamaron “el giro a la izquierda” de Perón, el año había arrancado fuerte con la exitosa candidatura de Framini-Perón para la gobernación bonaerense. Con una sola maniobra, presentarse como candidato a vice gobernador, el General exiliado y proscripto recuperaba el centro de la escena logrando múltiples efectos. Levantaba la moral de la masa peronista que estaba cansada del voto en blanco y la abstención que ejercían desde 1955, cortaba con las maniobras del presidente Frondizi que con los recursos presidenciales cooptaba dirigentes peronistas para su proyecto o para partidos neoperonistas que fragmentaran el voto peronista y mostraba sin lugar a dudas y especulaciones su apoyo a Framini. Como Perón. Fue proscripto la formula final fue Framini-Anglada. El peronismo obtuvo una resonante victoria desde el llano y Frondizi anuló los resultados bajo presión de los militares más gorilas. Al poco tiempo el propio Frondizi fue derrocado y suplantado por Guido.

 

Así, triunfante en las elecciones de marzo del 62, el peronismo se encontraba nuevamente bloqueado para el acceso democrático al poder, aun respetando las tramposas reglas de la seudo-democracia que  le impedía presentarse con su sigla y con su líder como candidato. No sorprende, entonces, que los jóvenes peronistas comenzaran a buscar alternativas insurreccionales. Si la primera etapa de la Resistencia había conducido a la “democracia tutelada” y a la traición de Frondizi, la nueva etapa incorporaba la experiencia de la represión frondicista (plan CONINTES) y la alternancia entre momentos de legalidad e ilegalidad.

 

En esa dura experiencia se estaba formando Vallese cuando fue secuestrado en agosto de 1962. Su ejemplo de lucha hoy sigue vigente en los jóvenes peronistas que militan en esta democracia arduamente recuperada y se expresa en las palabras de un peronista olvidado, John William Cooke, cuando escribió: “algún día, cuando culmine el proceso revolucionario argentino, se iluminara el aporte de cada episodio ha hecho y ningún esfuerzo será en vano, ningún sacrificio será estéril y el éxito final redimirá todas las frustraciones”.

16 de junio

14 junio, 2010

“Yo sé que dentro de muchos años, cuando en esta misma noche los argentinos se dejen acariciar por el recuerdo y retornen sobres sus alas al pasado, llegarán a estos años de nuestra vida y dirán melancólicamente: Entonces éramos felices, Perón estaba con nosotros.”

(…)

“No puede haber amor donde hay explotadores y explotados, donde hay oligarquías dominantes llenas de privilegios y pueblos desposeídos y miserables, porque nunca los explotadores pudieron ser ni sentirse hermanos de sus explotados y ninguna oligarquía pudo darse con ningún pueblo el abrazo sincero de la fraternidad”

(…)

“Y por fin, yo me permito reunir simbólicamente la copa con que brinda cada uno de ustedes con mi propia copa que contiene la misma sidra humilde como la sencillez de nuestro cariño, y levanto al cielo con ella los deseos, los sueños y las esperanzas de todos, para que en esta noche prodigiosa el amor infinito los toque con la vra de sus milagros y los convierta en realidad”.

Envar Cacho el Kadri

14 noviembre, 2009

“Y ganaremos cada vez que algún joven sepa que no todo se compra ni se vende y sienta ganas de querer cambiar el mundo.” Cacho el Kadri

Tuve la suerte de ver y escuchar personalmente a Cacho en un acto de homenaje a los compañeros de la Resistencia Peronista fusilados el 9 de junio de 1956. El acto fue en la Facultad de Sociales de la UBA, en junio de 1998.  Cacho vino acompañando a Sebastian Borro, lider de la toma del Frigorifico Lisandro de la Torre y entre los dos nos aportaron sus vivencias de la resistencia, sus ideas y su energia militante en la dura pelea de aquellos tiempos, cuando el neoliberalismo parecia invencible. Recuerdo como Cacho con una observación breve y certera nos mostro concretamente el caracter movimientista del peronismo y las implicancias estratégicas e ideológicas de ese caracter movimientista. Como jóvenes de la decada del ´90 teniamos poco contacto con el “otro” peronismo, el que “no se compra ni se vende”  y Cacho nos dio una orientacion invalorable y un ejemplo de coherencia militante.

Desde la época de las revoluciones independentistas contra la dominación colonial española y portuguesa, los pueblos de América Latina han intentado obtener su completa emancipación frente a las sucesivas alianzas de los bloques dominantes locales con el Imperio Británico primero, y con el imperialismo norteamericano después. Aún hoy, a principios del Siglo XXI, la tarea de lograr la Segunda Independencia y la Unidad de nuestros pueblos permanece inconclusa pero vigente en el legado de San Martín, de Bolívar y de todos los héroes y mártires de las luchas populares.

La realización de nuestra Segunda Independencia implica un proceso de lucha prolongado. Para completar esta tarea tenemos que construir nuestro propio modelo de desarrollo autónomo, de justicia social, de participación democrática y de organización popular, en el marco de la unidad latinoamericana. Las voluntades unidas de los pueblos latinoamericanos pueden romper las cadenas forjadas por más de cinco siglos de conquista, colonialismo, subdesarrollo y dependencia, completando el destino común de nuestros pueblos en la Patria Grande.

Asumimos como base para nuestra acción política el hecho histórico de nuestra situación de país dependiente, subdesarrollado y periférico dentro del actual sistema mundial capitalista.

La negación, omisión, olvido o abstracción de esta situación ha constituido una derrota ideológica fundamental del movimiento nacional y popular a manos del discurso liberal y globalizador. Tarde o temprano reaparecen los conflictos característicos de nuestra situación dependiente y periférica. Por debajo de la superficial y momentánea prosperidad de la economía periférica sigue operando el desarrollo desigual y polarizador constitutivo del capitalismo. Así, períodos con altas tasas de crecimiento económico se traducen «misteriosamente» en la profundización de mayores distorsiones estructurales, regionales y sectoriales, consolidando el paisaje de archipiélagos de prosperidad en mares de pobreza.

La aplicación de políticas que busquen limitar o revertir esta situación encuentra reacciones muy fuertes, porque se afectan los intereses fundamentales del bloque de clases dominante. El poder social y cultural sobre el cual este bloque asienta su dominación es completamente funcional al mantenimiento de la situación de dependencia y por ello históricamente la han defendido con todos los recursos que tienen a su alcance y por todos los medios. Un proyecto nacional, popular y latinoamericanista orientado a terminar con la dependencia requiere la elaboración de métodos y estrategias inteligentes y adecuadas para enfrentar la magnitud del desafío.

John William Cooke escribió: «El régimen no puede ser cuestionado desde sus mismos valores, sino que, al atacarlo, debemos atacar a esos valores que son parte de él». El bloque de clases dominante posee un conjunto de aparatos culturales e ideológicos que todos los días intentan redefinir nuestras creencias sobre lo que existe, lo que es posible y lo que es bueno. Esos aparatos legitiman al bloque de clases dominante y deslegitiman todo aquello que perciben como una amenaza. Tratan de lograr el apoyo o la neutralidad de las masas para el bloque de clases dominantes y sus políticas, al mismo tiempo que disgregan la posibilidad de que se forme un bloque nacional y popular alternativo. Así, aún cuando el bloque dominante no controle directamente al Estado puede ser capaz, en determinadas circunstancias, de movilizar a amplios sectores en defensa de sus intereses fundamentales y limitar decisivamente las capacidades de los Estados débiles. Por lo tanto, no es posible avanzar en la emancipación nacional sin lograr vencer en la lucha ideológica.

Esa lucha ideológica es una lucha por el conocimiento, por los valores y por las alternativas. Resulta necesario conocer y comprender como se conjugan en nuestra historia y en la actualidad las relaciones entre los imperialismos, nuestras clases dominantes y nuestra inserción subdesarrollada y dependiente en el sistema mundial capitalista. Debemos lograr que ese conocimiento se extienda, se vuelva conciencia política en sectores cada vez más amplios y que condense en la formación de un bloque nacional-popular capaz de disgregar al bloque dominante e impulsar una estrategia nacional de desarrollo.

Desde esa conciencia, y desde la intención de convertirla en una estrategia de poder para el

movimiento nacional y popular, nos decidimos a formar el Grupo Nuestra América, tomando como nombre el titulo del genial ensayo escrito por el cubano José Martí. En su escrito, Martí, logró sintetizar en los elementos esenciales del proyecto de de San Martín y Bolívar: la independencia y unidad latinoamericanas. Y desde esos elementos, desde una conciencia nacional, popular y latinoamericanista, pretendemos aportar decisivamente para terminar con la situación de dependencia que nos condena al subdesarrollo y la miseria.

La historia, la memoria y el sacrificio de quienes lucharon por la causa de la independencia,

la justicia social y la unidad latinoamericana iluminan nuestro camino. Frente al destino de

opresión, miseria e ignorancia que los imperialismos y las clases explotadoras locales buscan imponer para nuestros pueblos, nosotros nos sumamos a la lucha por la liberación nacional y social, a la lucha por ser pueblos libres en una América unida y liberada

Grupo Nuestra América

25 de Mayo de 2009

GpoNuestraAmericaCEL

cooke“El régimen no puede ser cuestionado desde sus mismos valores, sino que, al atacarlo, debemos atacar a esos valores que son parte de él, es una de las funciones de la dirección revolucionaria: su incapacidad para cumplirla es el gran pecado de la burocracia peronista.


Acabamos de ver al régimen desnudo de sus mistificaciones. Las masas acaban de verlo tal cual es: como violencia desnuda, sin el follaje de la juridicidad burguesa. En estos momentos de crisis las masas se sienten, se saben solas, libradas a su propio esfuerzo. Los derechos y garantias que en teoría todos poseemos, quedan como patrimonio de algunos, de una minoria. Las instituciones revelan su contenido clasista, y los trabajadores saben que ellas no son instituciones de todos y para todos, sino formas cristalizadas del privilegio.

(…)

El burócrata no sirve como dirigente porque, en definitiva, no se considera parte de la masa; actúa por ella, tal vez para ella, pero no cono ella. Es un personero auténtico o ficticio, pero siempre diferenciado de la masa.

(…)

Los déficits del peronismo son los déficits de las clases argentinas que han de construir nuestra sociedad del futuro.

(…)

El régimen no juzga al peronismo por las posturas conciliadoras de su capa de voceros burgueses y reaccionarios, sino por lo que es realmente: una amenaza real para sus privilegios, una expresión revolucionaria concreta.

(…)

La negligencia teórica trae desastres prácticos. No desarrollar la  conciencia revolucionaria de las masas es abdicar de una cualidad de lo revolucionario. Porque esa falta de desarrollo no es que deje un vacío, sino que prolonga la hegemonía de formas de pensamiento que son burguesas, antirrevolucionarias.

(…)

Sostener que la indefinición, la superposición de líneas contradictorias mantiene intecto nuestro caudal numérico, es una manera retrógada de pensar.

(…)

Reducidos a ser un gigante invertebrado y miope ¿para que nos sirve el número?

(…)

El número con que cuenta el Movimiento Peronista gravitará si es encuadrado adecuadamente desde el punto de vista organiztivo y movilizado en una política revolucionaria de objetios claros, tácticas adecuadas y metodos de lucha correcta, coordinados en una estrategia que dé respuesta global al statu quo que soportamos.

(…)

Nos quieren sometidos; no como somos, sino como seríamos si renegasemos de nuestras convicciones.

(…)

EL peronismo no responde a ningún decreto de la providencia que le asegure el triunfo y lo proteja de las fuerzas de desintegración”.

John William Cooke – fragmentos de la conferencia: El retorno de Perón